EL PODER DE LAS PALABRAS – Estas son la herramienta más poderoso que tenemos para comunicarnos y crear

A lo largo de la historia, muchas han sido las culturas que han creído en el poder mágico de las palabras, éstas verdaderamente tienen el poder de crear o destruir.

El efecto que producen las palabras que decimos, es increíble, aunque la mayoría no somos conscientes de esto cuando hablamos, y menos de sus consecuencias.

Las palabras pueden ser maravillosas ya que estas si las usamos correctamente pueden inspirar, levantar, sanar y motivar o por el contrario, también pueden desilusionar y destrozar.

Una palabra amable puede suavizar las circunstancia, una alegre iluminar el día, una oportuna aliviar la carga y una de amor dar felicidad a los que nos rodean.

Una palabra irresponsable puede encender discordias, una cruel arruinar la vida, una de resentimiento causar odio y una inconsciente causar destrucción.

Nuestras palabras pueden tener efectos negativos o efectos positivos, dependiendo de la intencionalidad por la cual las estamos expresando.

Las palabras por si solas tienen el poder de influenciar a otros, grandes acontecimientos históricos estuvieron acompañadas de las palabras precisas.

Las palabras escogidas cuidadosamente pueden cambiar extraordinariamente las situaciones, circunstancias y todo el entorno en el cual nos encontramos.

Ciertamente, las palabras forman parte de un mundo mágico, un poderoso universo que siempre nos revelará algo inesperado.

Toda palabras hablada, está acompañada de una emoción que tenemos en el interior.

Nuestras palabras expresan quien realmente somos, ya que son producto de lo que pensamos, sentimos y creemos, nuestras creencias determinan nuestros pensamientos y los expresamos a través de las palabras.

Lo que realmente somos es determinado por lo que pensamos, sentimos y creemos, y son estas cosas, las que nos diferencian de las demás personas.

Es por eso ello que cuando hablamos, las demás personas pueden conocernos, porque nuestra manera de hablar exterioriza quienes somos realmente.

Debemos ser conscientes de las palabras que diremos antes de ser pronunciadas, es mejor que antes de hablar  pensemos bien lo que vamos a decir.

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente en todo el entorno que nos rodea.

«Somos dueños de lo que no decimos y exclavos de lo que decimos»

Testimonials Image

Una ofensa jámas podrá ser borrada y puede causar heridas profundas.
¿Cómo le hablas a tus hijos, pareja, padres, hermanos, amigos?
La forma más común de comunicarnos es a través de las palabras. ¿Son tus palabras siempre de Amor, Reconocimientos, Gratitud, son siempre positivas? 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba